“No te enfermas de lo que hiciste hace 20 años sino de lo que haces todos los días”

Written by mantrasurbanos

El Doctor Carlos Vargas fue invitado por Hana Salud y Bienestar para dar talleres, meditaciones, charlas y consultas privadas en su local de Lima. El Dr. Vargas, que es colombiano, se quedará en Lima hasta el 25 de octubre. Es médico cirujano, homeópata y acupunturista con distintas formaciones holísticas. Además es practicante y profesor de Kundalini Yoga. En esta entrevista nos cuenta cómo combina sus conocimientos de medicina alopática con los de medicina alternativa y con los del yoga en sus consultas y tratamientos, cómo es su acercamiento con los pacientes, qué es la verdadera salud y cómo podemos lograrla.

*Por: Marianne Blanco

Conocí al Dr. Vargas el día que le hice esta entrevista. Me acogió con calidez, respondió con paciencia mis preguntas y escuchó con atención mis comentarios. No soy médica pero tuve la certeza de que domina muy bien su oficio. Me gustó su sinceridad, su humildad y sobre todo su humanidad así como la manera como aborda a sus pacientes y a la vida. No soy de visitar médicos pero al conocerlo sentí que el Dr. Vargas me ayudaría a resolver las incógnitas que me plantea mi cuerpo en este momento de mi vida y que me guiaría para entender y resolver un par de problemas crónicos que tengo. Y estoy feliz y agradecida de haber encontrado por fin a un médico completo, humano, holístico de verdad, a un sanador. El Dr. Vargas me permitió darme cuenta de que puedo perder el miedo a mis miedos y me hizo experimentar que los malestares y enfermedades surgen en nuestro campo energético y están estrechamente ligados a nuestras emociones y pensamientos.

¿Qué fue primero: la medicina o el yoga?

El yoga. Lo conocí a los 15 años y cuando me empezaron a hablar de los Chakras mi vida cambió. El yoga me ayudó mucho a mejorar la dislexia que tenía y en el colegio me comenzó a ir mucho mejor. Luego en la universidad creían que hacía trampa pues no entendían cómo yo me sacaba esas notas (risas). Lo que hizo el yoga fue enfocar mi mente. Por ese entonces en el yoga comenzaron a hacer unas limpiezas del tubo digestivo llamadas Chankapracalana y me di cuenta de que la gente con enfermedades crónicas que se sometían a estas limpiezas empezaban a mejorar. Después entré a la universidad a estudiar Medicina pero cuando terminé y comencé a practicar no estaba satisfecho porque no me gustaba lo que hacían en los hospitales con los pacientes. Ni siquiera los llamaban por sus nombres si no por su enfermedad y considero que es una manera despectiva de llamar a otro ser humano.

Mientras tanto seguías practicando yoga…

Trabajaba en medicina alopática y en Urgencias de hospitales y mientras tanto seguía con el yoga. Por ese entonces comencé a probar técnicas energéticas: después de practicar hatha yoga hice Tai Chi, Chi Kún, Chi Kún Shaolín, meditación Zen hasta que conocí el Kundalini yoga y me hice instructor.

¿Por qué te gustó el Kundalini?

Porque el Kundalini yoga es ¡Ya! (sonriendo y haciendo chasquear sus dedos). Es que la energía se mueve de una forma impresionante y al manejarla te transforma. Además el Kundalini Yoga está muy enfocado en todo lo que uno necesita para vivir sano y en armonía: tiene más de 7 500 kriyas (ejercicios que combinan respiraciones con movimientos específicos) pero a diferencia de los otros yogas tiene secuencias exactas que no se pueden cambiar. Luego de eso comencé a hacer una técnica de sanación de Kundalini yoga que se llama Sat Nam Rasajam.

¿En qué consiste esta técnica?

Es curar con la consciencia. Una entra en meditación en estado de mente neutra y empieza a quitarle toda la resistencia al paciente para que a través de uno empiece a fluir todo lo que necesita. No necesitamos saber si tiene un problema de colon una hernia discal, nada. La energía va a donde la persona la necesita. A diferencia de lo que muchos creen no es una sugestión mental, es real.

¿Qué otras terapias usas en tus tratamientos?

Hago medicina con cristales, terapia reconectiva, terapia neural, acupuntura, homeopatía…

 ¿Cómo eliges cuál usar?

Yo trabajo como médico desde el 91 y durante todo este tiempo he visto toda clase de pacientes: desde los que creen fielmente cualquier cosa que les recomiendes hasta los totalmente escépticos. Después de toda esta experiencia lo que hago con los pacientes es fijarme en qué terapias les vienen mejor: Acupuntura, Sat Nam Rasajam, Homeopatía, etc. Entonces depende del paciente. Si tienes a una persona escéptica que quiere ver resultados inmediatos no puedes empezar con una terapia que toma mucho tiempo, porque no volverá. Entonces cuando llega alguien que no puede caminar por dolor y se lo quito con quiropraxis o con ventosas o con terapia neural se da cuenta de que funciona. Entonces la siguiente vez ya se anima a limpiarse el hígado y uno empieza a hacerle toda esa limpieza de adentro hacia fuera… ¿Por qué? Porque es que la casa hay que limpiarla y si no lo haces siempre va a estar mal. Lo que yo hago en mis consultas es mostrar a la gente que el médico no soy yo sino cada persona y cada persona se tiene que cuidar.

Es que cambiar hábitos es lo más difícil…

En Kundalini yoga dicen que para cambiar un hábito hacen falta 5 años pero para hacer las cosas puedes cambiarlas por día, pero tienes que ser muy consciente de que lo estás haciendo no te hace bien y buscas la mejor manera de transformarla. Desde este punto vemos que cada persona es un universo único y a cada una hay que darle una medicina distinta porque yo no trato enfermedades sino enfermos que es una diferencia muy grande porque si hay dos personas que tienen una gastritis la motivación es distinta para cada una de ellas. Y esa es la medicina que yo hago.

 Me contabas que animas a tus pacientes a que trabajen en su proceso curativo…

¡Sí! A mí no me gusta que venga alguien siempre por lo mismo, lo que busco es ayudarlos para que luego vengan solo a un “mantenimiento” porque los que se cuidan la salud son ellos, no soy yo. Yo les voy enseñando que el camino es tal o cual. Por ejemplo mis pacientes antiguos vienen cada 6 meses a que les ponga sueros u otras cosas, pero los pacientes nuevos tienen que empezar a trabajar. Porque tú no te enfermas de lo que hiciste hace 20 años sino de lo que haces todos los días. Si no cambias lo que haces todos los días seguirás igual de enfermo o igual de sano.

Nuestra cultura nos ha acostumbrado a delegar la tarea de curación al médico, no nos han educado para ser responsables de nosotros mismos…

¡Y mira que se puede trabajar desde la respiración! Si haces la Respiración de Fuego, de Kundalini yoga, durante 11 minutos todos los días eliminarás todo el CO2 y el nitrógeno de tu cuerpo y al mejorar tu Prana cambias.

¿Por qué no hay más médicos como tú que fusionen la Medicina Occidental con la Medicina Alternativa?

Me he hecho esa pregunta frecuentemente y creo que tiene que ver con las universidades y la formación que dan a los médicos alópatas. Para empezar son pocos los que entran a estudiar Medicina porque es muy exigente, entonces eso ya te está aumentando el ego y los que egresan ya se sienten por encima de todos los demás. Luego, cuando comienzas a practicar en Urgencias exigen a los estudiantes que sepan toda la teoría de cómo actuar en cada caso concreto pero no lo forman para preguntar al paciente nada sobre él mismo: cómo vive, con quién, cómo se alimenta y duerme… Lamentablemente, y lo digo con tristeza porque yo también lo viví, esa actitud no permite a los médicos acercarse a las personas para ayudarlas.

¿Y esto por qué ocurre?

Entre otras cosas porque a las EPS no les interesa que los médicos se tomen el tiempo de conversar 40 o 50 minutos con un paciente en profundidad. Hablan 15 minutos les dan un analgésico y listo… porque eso es plata, porque el sistema es así, porque no les interesa mejorar la vida de las personas sino sacarlas rápidamente. Pero si uno se demora con un paciente 40 o 50 minutos estos dejan de venir porque uno tiene el tiempo para explicarles qué tienen que hacer para mejorar tanto la salud como la claridad mental… Yo no sé acá pero en Colombia las EPS no cubren Medicina Alternativa pero si lo hicieran sería lo mismo: exigirían darle a cada paciente solo 15 minutos y eso en Medicina Alternativa no lo puedes hacer porque primero tenemos que hacer una radiografía de cada persona: saber cómo es su entorno, cómo es ella, qué cosas le gustan, cuáles no le gustan, qué le da rabia, qué le da miedo, cuáles son sus frustraciones más grandes, qué come, cómo duerme… Esas son preguntas que debemos hacer para más o menos saber cómo vive, cuál es su enfoque y cómo podríamos trabajar con ella.

Es decir, descubrir su esencia

Si uno empieza a mirar a la persona desde qué siente, desde qué piensa, desde qué come, uno lo está viendo de manera integral y probablemente no llegará a tener una enfermedad tan extrema que tienen que quitarle un órgano o cortarle un pedazo… Pero allí nosotros no estamos haciendo nada, como raza estamos todos conectados y somos una gran red, tú eres yo. Entonces cada uno de nosotros desde nuestros propios campos y oficios tenemos que empezar a percibir y concebir la vida dándonos cuenta de que el que está frente es parte de uno y que si el que está al frente está mejor tú también vas a estar mejor. Cuando comenzamos a subir esos niveles de consciencia empieza a desaparecer la oscuridad y comenzamos a vivir de una forma más tranquila y contenta. Eso es un factor supremamente importante para disminuir la enfermedad. Cuando tú estás contenta la enfermedad se va porque estás en equilibrio.

¿Qué peso tiene la medicina occidental, alopática en tus consultas y tratamientos?

Es de las partes más importantes que hay porque si una persona sufre de apendicitis tú no puedes ponerle agujas o darle homeopatía porque nadie te va a agradecer que le dé una peritonitis ¿no? Cuando dominas esa parte alopática tienes la confianza de saber qué manejas y qué no manejas o cuándo lo vas a manejar. Porque hay cosas que tienen que ser ya. No puedes cambiarle la dieta a una persona que está sufriendo una angina de pecho, no le vas a poner acupuntura, lo que ella quiere es solucionar su emergencia, ya luego le explicas todo lo que se puede hacer. Eso es muy importante. Yo no estoy en contra de las cirugías porque han salvado muchas vidas, lo que hay que ver es qué viene luego de una cirugía y allí es donde uno vuelve a entrar. Sin embargo la medicina alopática está haciendo una cantidad de cirugías que no deberían realizarse. Por ejemplo en el caso de los dolores lumbares, después del tercer dolor lumbar nadie te va a mejorar los músculos porque los fisioterapeutas empiezan a hacer cosas mecánicas y las personas no cambian su dieta, no limpian su hígado, todos sus tendones se ponen rígidos y finalmente ¿por qué se opera un paciente de la columna? Porque tiene dolores que no se quitan con nada. Pero si empiezas a limpiarlo, a mejorarlo, a dinamisar toda esa parte del dolor, vas a tener una columna joven y para la medicina oriental cuando tienes una columna joven serás muy longevo. Desde allí empieza uno a recuperar a las personas. Estas son las cosas que uno ve a nivel médico: si eres un médico que en vez de hacer 5 cirugías al día quieres hacer 10 por dinero comienzan a cambiar tus valores y estas operaciones de la columna son algunas de las operaciones que no mejoran a las personas. Otra cosa es cuando alguien tiene una hernia discal destruida: hay que operarlo para abrirle el canal y con esto estará mucho mejor. En esos casos uno ve que la parte alopática es muy importante porque permite la sanación de la parte aguda de las enfermedades.

¿Estás contento de haber venido al Perú?

Sí! Estoy muy contento de estar acá abriendo el camino y la mente de las personas. Creo que la parte médica tendría que empezar a evaluar que no somos solo un cuerpo, somos el templo de una energía y uno de los 10 cuerpos espirituales es el cuerpo físico pero… ¡hay otros 9 cuerpos! Hay mucha gente que al entender qué les pasa a nivel emocional con su enfermedad, si toman consciencia de lo que les está pasando, mejoran.

Más información:

El Doctor Carlos Vargas atiende consultas privadas en el local de Hana, Salud y Bienestar. Dirección: Pasaje Sucre 179, Miraflores. Teléfs.: 2412688 y 4473035 / Correo: info@hanasaludybienestar.com .

Más info sobre sus actividades en nuestro calendario: http://www.mantrasurbanos.pe/?

tribe_events=talleres-con-el-dr-carlos-vargas-en-hana-salud-y-bienestar

About the author

mantrasurbanos

Leave a Comment